INICIO

 

 

SALUD

Las enfermedades felinas más frecuentes y que deben interesarnos a la hora de adquirir nuestro ragdoll, se dividen en dos grupos, las de origen vírico (FeLV y FIV) y las de origen genético (HCM y PKD)


FeLV (Feline Leukemia Virus) en español "Virus de la leucemia felina"

La leucemia felina es una enfermedad grave, originada por un retrovirus. Es más frecuente en gatitos que viven en libertad o en contacto con otros gatos, que en gatos que viven aislados en una casa.

La vía de contagio más habitual es el contacto con la saliva infectada: El lamido o atusado, las mordeduras, y los comederos y bebederos comunes, son fuente de contagios frecuentes. Las hembras pueden infectar a sus gatitos antes de nacer así como en el transcurso de la lactancia. En general, los gatos pequeños (en particular antes de los cuatro meses) presentan una respuesta inmunitaria muy débil y, por tanto, son extremadamente receptivos a la contaminación.

El virus de la leucemia felina no perdura en el entorno. Es vulnerable a todos los desinfectantes y detergentes normales, y la transmisión mediante objetos o aerosoles (partículas suspendidas en el aire) es poco probable.

Al adquirir un gatito ragdoll es muy importante que el criador nos adjunte, con la documentación del gatito, los certificados de los padres que indiquen que han sido testados de leucemia felina con resultado negativo.

 

En este enlace podéis encontrar más información sobre esta enfermedad

LEUCEMIA FELINA POR GEMFE


FIV (Feline Inmudeficiency Virus) en español "Virus de inmunodeficiencia felina"

El virus de inmunodeficiencia felina, es un lentivirus (de la familia Retroviridae) que afecta a los gatos domésticos mundialmente, y es el agente causante del llamado sida felino. Aproximadamente un 11 % de los gatos del mundo están infectados con el VIF.

El VIF fue descubierto en 1986 en una colonia de gatos que tenía una alta prevalencia de infecciones oportunistas y condiciones degenerativas, y fue identificada como enfermedad endémica en la población mundial de gatos domésticos.

Al adquirir un gatito ragdoll es muy importante que el criador nos adjunte, con la documentación del gatito, los certificados de los padres que indiquen que han sido testados de inmunodeficiencia felina con resultado negativo.

 

En este enlace podéis encontrar más información sobre esta enfermedad

 INMUNODEFICIENCIA FELINA POR GEMFE


HCM (feline hypertrophic cardiomyopathy) en español "Cardiomiopatía hipertrófica felina".

La cardiomiopatía hipertrófica (HCM) es una enfermedad del miocardio clínicamente heterogénea y es la enfermedad cardiaca más común identificada en los gatos domésticos. El HCM se caracteriza por un incremento en la masa del ventrículo izquierdo debido a un engrosamiento de la pared del corazón, con una hipertrofia de los musculos papilares y un desplazamiento anterior de la válvula mitral en la sístole. Como consecuencia de la hipertrofia de lado izquierdo del corazón se produce debilidad cardiaca, y en última instancia fallo cardiaco.

HCM es heredada como una condición dominante autosomal simple. Los animales heterocigotos pueden mostrar signos de la enfermedad y no pueden vivir de una forma normal. Ellos son capaces de propagar mutaciones en la población. De forma general, el 50% de la descendencia de los gatos positivos a HCM heredarán la enfermedad. Los animales afectados y que son homocigotos, muestran síntomas más severos y transmitirán el gen defectuoso a toda su descendencia.

Recientemente, la Dra. Kathryn Meurs (Washington State University, EEUU) ha descubierto que la mutación en el gen MYBPC3 da lugar a HCM en los gatos Ragdoll. Esta mutación fue hallada en la mayoría de los gatos Ragdoll afectados, pero no en aquellos gatos que fueron diagnosticados como libres mediante técnicas de ultrasonidos.

En los gatos Ragdoll, la mutación que se sugiere que ocasiona HCM es como aquella en los gatos de raza Maine Coon en el gen MYBPC3, pero en otra localización del gen. Las mutaciones de estas dos razas felinas no relacionadas, ocurren presumiblemente de forma independiente.

Como el test de ADN solo incluye esta mutación, pero se supone que existen muchas más para la misma enfermedad, es importante realizar una ecografía de corazón (ECODOPPLER) para verificar en lo posible la óptima salud cardiaca de los gatos reproductores.

¿En qué consiste el ecodoppler?

Es una técnica diagnóstica no invasiva que detecta el movimiento y la turbulencia de la sangre. El doppler actúa en forma similar al radar de sonido siendo en este caso los eritrocitos (glóbulos rojos) los que actúan como móviles. Es un método rápido y que puede practicarse cuantas veces se precise sin comportar ningún riesgo para el paciente.

Existen aparatos que pueden crear una imagen en color (Doppler a color). El Doppler a color permite visualizar el desplazamiento de los glóbulos rojos por las venas (azul) y arterias (rojo) y mostrar en la pantalla la dirección y la velocidad de la circulación en las cavidades del corazón y en los vasos.

¿Para qué resulta útil el ecodoppler como herramienta diagnóstica?

Las imágenes permiten observar si las válvulas cardíacas se abren y cierran correctamente, si se escapa sangre al cerrarse éstas y qué cantidad y si el flujo sanguíneo es normal. Así mismo, se pueden detectar comunicaciones anormales entre los vasos sanguíneos o entre los compartimentos del corazón, y también determinar la estructura y funcionamiento de los vasos y las cavidades.

Al adquirir un gatito ragdoll es muy importante que el criador nos adjunte, con la documentación del gatito, los certificados de los padres que indiquen que han sido testados de HCM por ADN con resultado negativo y les ha sido realizada una ECODOPLER para descartar cualquier tipo de anomalía cardiaca.

 

En este enlace podéis encontrar más información sobre esta enfermedad

 

HCM POR LABOKLIN


PKD (Polycystic Kidney Disease) en castellano "enfermedad poliquística renal"

Es una enfermedad hereditaria que afecta a los riñones, y que se ha detectado en gatos.

El PKD es una enfermedad de desarrollo lento y gradual. Clínicamente se manifiesta generalmente muy tarde, con hinchazón de los riñones, así como disfunciones renales (de promedio) alrededor de los 7 años de edad. La enfermedad es hereditaria, estando presentes los quistes desde el nacimiento del gato. El tamaño de los quistes puede variar desde menos de 1 milímetro hasta varios centímetros. Los problemas aparecen cuando los quistes empiezan a crecer, provocando un aumento del tamaño del riñón, y reduciendo también su funcionamiento normal. Esta situación termina provocando un fallo renal terminal.

Algunos síntomas clínicos pueden ser: depresión generalizada, falta de apetito, sed excesiva, micción también excesiva y pérdida de peso. Existen diferencias remarcables en cuanto a la edad y rapidez con que se desarrolla la enfermedad. Como los síntomas del PKD pueden manifestarse muy tardíamente, existe la posibilidad de que el animal muera por cualquier otra causa y no por un fallo renal. Sin embargo, el fallo renal es seguro cuando los quistes empiezan a desarrollarse.

Como el PKD viene originado por un gen, es posible detectarlo y eliminarlo de los ejemplares de cria. Todos los gatos utilizados como reproductores deberían de ser analizados para esta patología, de forma que sólo se utilizaran para cría únicamente los ejemplares PKD negativos. Un gato PKD negativo está genéticamente libre de PKD.

Al adquirir un gatito ragdoll es muy importante que el criador nos adjunte, con la documentación del gatito, los certificados de los padres que indiquen que han sido testatos de PKD por ADN con resultado negativo.

En este enlace podéis encontrar más información sobre esta enfermedad

 PKD POR GEMFE

 


 

 VOLVER

 

 

 

© Copyright Unreal Ragdolls

  unrealragdolls@yahoo.es